Publicado el

Tipos de iluminación y su función narrativa

Tipos de iluminación

Existen tres tipos de iluminación: por manchas, por zonas y por masas. Con ellas se reflejaremos dramatismo e intencionalidad expresiva.

Iluminación por manchas

En la distribución de luces por manchas, los potentes focos resaltan los personajes u objetos que van a tener una intencionalidad dramática y el resto queda en la semi-oscuridad.

Iluminación por zonas

Si la iluminación se plantea por zonas se consigue una graduación luminosa de mayor a menor o al contrario. Los puntos de luz modelan el espacio resaltando las zonas de mayor acción narrativa.

En un mismo plano existen dos focos importantes de atención para el espectador, de forma que, se pueden resaltar dos escenas en la narración que se dan simultáneamente en un mismo tiempo.

Se crea una serie escalonada de zonas de luz de mayor a menor intensidad luminosa. De esta forma, se centra la atención, se ayuda a expresar la distancia y se crea un ambiente

La iluminación por zonas resulta muy efectista, estando sujeta a la iluminación de cada zona de manchas.

Iluminación por masas

En la iluminación por masas se genera un efecto de gradación semejante a la producida por la luz natural.

Se disponen sobre las superficies de manera que se crea una semejanza genérica con la distribución natural de la luz. Se emplea para mostrar el espacio, los volúmenes arquitectónicos fundamentales, dibujar la figura y crear una composición luminosa.

La cantidad de luz como efecto emocional-psicológico

La cantidad de luz puede generar algunos sentimientos connotativos en una imagen.

Si está sub-expuesta y la imagen es oscura, existe la posibilidad de generar un sentimiento de depresión o tristeza. En el caso contrario, una invasión de luz mediante la sobre-exposición suele generar una sensación subjetiva de ligereza u optimismo.

Publicado el

Función narrativa de la iluminación

Fuentes luminosas y tipos de iluminación

La luz produce emociones que han sido ampliamente estudiadas y utilizadas en pintura, fotografía y cine. Esta función narrativa de la iluminación la usaremos igualmente cuando creemos algo en 3D con el fin de transmitir y expresar .

La misión fundamental de la luz es mostrar los elementos narrativos con claridad, así como conseguir el clima o atmósfera buscada.

La responsabilidad fundamental de la iluminación es del director de fotografía cuya misión es situar la cámara e iluminar la escena. La colocación de la cámara y determinación del ángulo influyen en la obtención del efecto dramático a conseguir. La iluminación y la forma en la que esta se distribuya serán clave para conseguir el ambiente y la atmósfera necesaria.

Fuentes luminosas

Las fuentes luminosas que podemos usar para modelar el espacio son las siguientes:

  • Natural: Diurna o nocturna
  • Artificial: La potencia luminosa viene determinada por los focos o reflectores
  • Mixta: Uso de ambas simultáneamente

Como vimos en este post la iluminación se puede distribuir de formas diferentes en función de su dureza:

Luz Difusa

Para obtener luz difusa utilizaremos muchos focos con poca intensidad generando sombra suaves y difusas. En este tipo de iluminación tenemos que tener en cuenta que la existencia de dos o mas sombras en la pantalla puede generar confusión en el espectador, por lo que es preciso procurar que sólo se distinta una sola, aunque la luz proceda de varios puntos.

La luz difusa es muy apreciada fotográficamente porque resulta muy favorecedora para los rostros disimulando defectos, imperfecciones y textura general de la piel.

De forma general esta iluminación suaviza las formas y transmite serenidad, quietud, calma… La narrativa de esta iluminación está asociada a la ternura e incluso a la melancolía.

La luz suave parece más natural porque nos da la sensación de no estar utilizando iluminación artificial.

Luz Directa

Los focos estarán dirigidos directamente hacia a los personajes principales. Este tipo de iluminación genera un alto contraste, apareciendo sombras y efectos dramáticos o contraluces.

Existe un impacto emocional en función del contraste pues las diferencias de tono muy acentuadas se pueden considerar más activas mientras que una gran suavidad tonal ofrece una impresión de pasividad.

La luz dura contrasta las sombras y subraya la textura lo cual resulta muy favorecedor en un retrato, aunque este tipo de luz puede ser muy acertada para mostrar con rudeza un rostro.

El uso de luz directa en el ámbito de la pintura dio lugar al concepto de claroscuro empleado para nombrar el contraste producido entre las sombras y la luz en una obra. Esta técnica usa los contrastes para resaltar algunos elementos del cuadro desarrollando efectos visuales de relieve.

También hay otro factor importante: la dirección de la luz.

La dirección de la luz

Luz frontal

Esta luz ilumina perfectamente la escena, es la dirección que ofrece mayor información, por contra, este tipo de iluminación minimiza la textura y el volumen.

En función de la intensidad de la fuente una luz frontal esta puede ser despiadada o mostrar una apariencia aburrida debido que se come la textura y profundidad de la imagen. Es por eso por lo que el el flash de la cámara genera, con su luz dura y frontal, un aplanamiento de la textura y el volumen

Contraluz

La luz incide en la lente de la cámara iluminando desde atrás al elemento protagonista. Se genera un profundo contraste entre las luces y la sombras.

Un problema del contraluz es que puede provocar luces parásitas conocidas o flare. Sin embargo, podrían provocar una disminución en el contraste de parte de la escena. Aunque pueden utilizarse de manera intencionada y hasta con un propósito estético.

Luz lateral

Cuando la luz impacta lateralmente bien sea desde la derecha o desde la izquierda sobre el protagonista se realza su volumen, forma y textura.

Con esta luz se destaca el volumen y la profundidad generando mayor efecto de tridimensionalidad; aunque da menos información sobre los detalles que la luz frontal, aumenta el contraste de toda la imagen.

Como la luz lateral dirige la atención del observador a la textura, la forma o el volumen; en el caso de los retratos se suele usar sumada a una luz difusa.

Luz cenital

Una de las direcciones de la luz más comunes es de arriba hacia abajo. En este caso la fuente de luz se encuentra en el cenit; posición típica del sol a medio día o de lámpara de techo, en caso de estar en interior que incide sobre los objetos de forma vertical y describiendo un ángulo agudo.

Hay que destacar que la luz cenital no favorece los rostros humanos ,pues genera sombras acentuadas, especialmente en la zona de la cuenca de los ojos. También enfatiza arrugas y ojeras.

De forma general la luz cenital se utiliza para reducir o deprimir al personaje en una escena.

Luz nadir o contrapicada

Es justo la contraria a la luz cenital. Se da cuando la fuente de luz proviene de un plano más bajo que el sujeto y lo ilumina hacia arriba.

La dirección de la luz se utilizada para generar escenas de miedo o terror. El efecto narrativo de esta iluminación es similar al que se genera al alumbrar un rostro con una linterna colocada desde abajo.

Publicado el

Diferencias entre la luz dura y suave

Al igual que ocurre en el cine y en la fotografía definir una iluminación correcta nos ayudará a obtener el resultado deseado en nuestras composiciones. Y la mejor manera para aprender a utilizarlos es tomar los conceptos de estos mundos para pode aplicarlos a nuestras composiciones 3D.

  • Luz dura: es aquella que produce una transición de luces a sombras pronunciada y contrastada.
  • Luz blanda: se considera luz suave aquella en que dicha transición de luces y sombras es sutil y progresiva.

La principal diferencia entre una luz dura y suave no es sólo su intensidad, sino la distancia a la que se encuentra del objeto a iluminar y el tamaño de la misma. Para que una luz suave cumpla su función y no cree sombras demasiado definidas ha de ser grande (una fuente de luz amplia y difuminada) colocada a mayor distancia.

Para conseguir una la luz dura usaremos una de menor tamaño, posicionandola más cerca del sujeto a iluminar; en este caso, obtendremos sombras muy contrastadas, oscuras y con bordes marcados, acentuando un efecto dramático.

Todo radica en el tamaño relativo a la fuente de luz en relación al sujeto a iluminar, es por ello por lo que cuando creamos objetos 3D hemos de utilizar tamaños reales, para que nuestra iluminación se comporte de la manera más realista posible.

Así, podremos definir una luz dura o suave en referencia a la medida del objeto, y de la distancia existente, siendo la responsable de ese comportamiento la ley del cuadrado inverso de la distancia.

Publicado el

Diferencias entre luz cálida y luz fría

De forma general podemos decir que:

Luz Cálida:  Es aquella que se mueve entre los tonos naranjas , rojos , amarillos y varían entre las temperaturas de color 2000ºK y 4500ºK.  Estas luces equivalen a la luz emitida por bombillas incandescentes y los focos halógenos.

Luz Neutra: o luz blanca, es la luz más natural (oscila entre las temperaturas de color 4500ºK y 5500ºK)

Luz Fría: Son aquellas que se desplazan hacia el color azul y son superiores a 6000ºK. Equivale a la luz de un día muy soleado  nublado. Una de las ventajas de la luz fría es que a la misma intensidad aporta una mayor cantidad de lumens lo que genera una percepción mayor de luminosidad.

La temperatura de color es una forma simplificada de medir la tonalidad dominante de una fuente de luz que se percibe como blanca. La temperatura de color es un número que se expresa en Kelvin, unidad que se utiliza para medir la temperatura. Como orientación utilizo esta tabla para poder orientarme en cuanto a elección de la temperatura de color que se desee emplear.

temperaturas de color más habituales

Para ver de una forma más gráfica la diferencia entre una iluminación fría y una cálida he preparado dos iluminaciones diferentes para una misma composición que he realizado con un abrecartas.