Publicado el

El equilibro en una composición

El equilibro es el estado que se tiende a buscar una composición cuando todas sus fuerzas y pesos visuales se encuentran organizados.

Los elementos de una composición gráfica pueden ser imaginados como los pesos de una balanza. Una composición se encuentra en equilibrio si los pesos de los distintos elementos que la forman se compensan entre sí. Los elementos estarán desequilibrados dependiendo de su lejanía al centro de la balanza

Podemos distinguir el equilibrio por:

Equilibrio por igualdad: Sus pesos y tensiones están agrupadas en dos bloques totalmente equilibrados.

Equilibrio por equivalencia: Una masa está equilibraba por dos de ellas.

Equilibrio por contrapeso: Un elemento de gran tamaño se equilibra con otro elemento que pese más aunque sea mucho mas pequeño, gracias a su situación o color.

 

EL PESO VISUAL
Es la fuerza que poseen los elementos dentro de una composición para atraer, repeler o equilibrar los demás elementos que se encuentran en la composición.
Dependen del tamaño, forma, posición, textura y de su ubicación en la composición.

Tamaño: Un elemento más grande pesa más que uno pequeño.

Forma y textura: Las formas geométricas se alejan pero pesa más que una forma orgánicas. Las manchas de color o figuras cuya configuración sea geométrica y su textura compacta y densa pesarán más que otras formas, de configuración más libre y textura porosa.

El color: Según su tonalidad los colores se comportan de diferente forma

  • Los colores cálidos se acercan al espectador y pesan más.
  • Los colores oscuros pesan más que los claros.
  • Los colores saturados pesan más que los menos saturados ( color saturado es el color más puro sin mezclas ).
  • Si el fondo es neutro el objeto que pesa más es aquel que tienen el mayor contraste.

Textura: Cuando la superficie es pulida y homogénea parece que tiene más peso visual que una textura. Una textura compacta, densa y oscura pesa más que una textura menos compacta, más clara y más porosa.

Peso por su ubicación: El espacio queda dividido en función de la fuerza de gravedad y en el sentido de lectura occidental de izquierda a derecha.

  • Si la figura se aleja del centro, aumenta la impresión de peso y por tanto su inestabilidad o falta de equilibrio.
  • Una posición centrada con alguno de los ejes principales y las diagonales puede aguantar más peso que otra descentrada de dichos ejes.
  • Arriba pesa más que abajo.
  • A la derecha pesa más que a la izquierda.
  • La orientación vertical es más pesada que la oblicua, y ésta, a su vez, es más pesada que la horizontal
  • Un elemento aislado del grupo pesa más que un grupo de ellos.
Publicado el

La escuela psicológica de la Gestalt

La escuela psicológica de la Gestalt descubrió que el ojo humano sólo puede percibir un número limitado de elementos. Por esta razón, cuando en una composición aparece un excesivo número de figuras o elementos, el cerebro establece una serie de relaciones entre estos, llamadas leyes de la percepción visual. La Gestalt postuló un número de leyes que rigen la agrupación de las formas y la percepción de las mismas.

Ley de proximidad: El celebro une los elementos más próximos entre si. Tendemos a percibir los objetos y las formas que están cerca unas de otras, como si pertenecieran al mismo grupo. Incluso si las formas, los colores y los objetos de éstas son diferentes.

Ley de semejanza: Creamos grupos con elementos que presentan características semejante de tamaño, forma, textura y color . Solemos ver como un todo las cosas que comparten características visuales comunes. Los colores de una misma familia similares en tono, valor y saturación, tienden a formar grupo o unidad.

Ley de cierre: El ser humano tiende a completar la figura que aparece incompleta y darle una forma completa. Imaginamos los detalles que le faltan a una figura para completarla o cerrarla. Una vez que nuestra mente la ha cerrado, eliminamos los detalles innecesarios y solemos establecer un patrón que nos sirva para el futuro.

Ley de la buena continuidad: Indica que terminamos figuras en aquellos elementos que están ordenados en una misma dirección, así, aquellos elementos que sigan una línea recta o curva suave los identificamos como integrantes de una misma forma, aunque permanezcan separados entre sí.

Ley de contraste: Tendemos a destacar un elemento de una figura cuanta mayor claridad y diferencia de tamaño, forma, textura y color tenga con los demás elementos.

Ley de figura – fondo: En una composición visual hay elementos que toman el rol de figura y otras de fondo.

La figura destaca sobre lo demás y el fondo queda atrás.
La figura se presenta como un objeto definido, sólido y el fondo parece más etéreo y vago.
Se percibe la figura como más cercana al espectador. La figura impresiona más y se recuerda mejor que el fondo, que queda indefinido.

Se llaman formas ambiguas a aquellas que se pueden ver alternativamente como figura y fondo.

Ley de la experiencia: La experiencia previa del sujeto receptor interviene, en la unidad del objeto y en su significado, es decir, la imagen  se interpreta de acuerdo a la experiencia del observador.

Desde el punto de vista biológico, el sistema nervioso del ser humano se ha ido formando por el condicionamiento del mundo exterior. Es por lo que, este principio determina que nos basamos en nuestras propias experiencias. La interpretación de una misma imagen será diferente según el observador.

Publicado el

Percepción del espacio. ¿Que es un mapa estructural?

La composición permite la organización, sobre un espacio bidimensional o tridimensional, de los elementos gráficos y plásticos. Componer es distribuir las partes de un todo para dar unidad; es ordenar los elementos de una manera apropiada para facilitar la lectura y comprensión de la obra.

Las partes de una estructura visual se van componiendo, para ajustase a una unidad superior. Consiste en ordenar las formas dando lugar a una estructura donde se disponen las figuras, colores, luces y volúmenes dentro de la composición para que queden equilibradas entre sí.

El espacio

Es el primer elemento que necesitamos para realizar una composición. El espacio es dimensión, extensión, relación y continente de los objetos. También puede referirse al volumen si estamos trabajando en el espacio tridimensional.

La percepción del espacio está condicionado por la fisiología y la psicología. Las simetrías, los pesos, las línea de fuerza, centros de atención, tensiones y su disposición provocan una determinada forma de percibir los elementos que forman parte de la composición.

El campo visual es el espacio abarcado por la vista y es donde desarrollaremos la composición. Se puede establecer una analogía entre los campos magnéticos y los campos visuales, ya que, veremos más adelante que hay más que las formas contenidas registradas por nuestra la retina.

 

El mapa estructural ó Esqueleto estructural

 Un espacio vacío, es potencialmente creativo. En todo espacio podemos marcar, los ejes verticales y horizontales, las diagonales, ángulos, bordes y subdivisiones de estos. Existen fuerzas de atracción y repulsión desde estos bordes, así como en las diagonales y subdivisiones de este armazón ficticio.

Toda forma introducida en este mapa estructural, se ve atraída por fuerzas ópticas que son perceptivas, no físicas. El centro geométrico donde se cruzan las diagonales es el punto de equilibrio de todas las fuerzas, donde se tiende a la estabilidad compositiva.

Al desplazar una forma de este centro geométrico de la composición, crearemos la percepción de una inestabilidad, generando una tensión visual en la obra.

Los elementos que interviene en una composición son los siguientes: