Publicado el

Espacio negativo, como usarlo en nuestra composición

El espacio negativo es un termino muy usado en diseño y fotografía. Su dominio puede ayudarnos a mejorar nuestras composiciones 3D.

En términos generales podemos distinguimos estos tres elementos dentro de una composición:

Contenedor. Se trata del límite de la obra. Y no se trata sólo del marco o línea que lo delimita, también hemos de incluir dentro del concepto la zona más cercana a ese contorno.

Espacio positivo. Es él sujeto principal.Incuso según el caso, los personajes u objetos secundarios.

Espacio negativo sería todo lo demás. Es el espacio que queda entre el marco y el espacio positivo, siendo un espacio sin rellenar, «vacío», sin información relevante. En el momento en el que pensamos que un espacio negativo tiene algún detalle importante para la lectura de la imagen, deja de ser espacio no relevante, para pasar a ser un espacio con información.

Debe tener dos características principales:

  • Ha de evitarse que el espectador se centre demasiado en él,  por lo que carecerá de detalles que llamen la atención con el fin de para pasar desapercibido.
  • Debe tener presencia aportando significados y matices a la imagen.

Peso visual del espacio negativo

El espacio negativo también tiene peso visual. Esto significa que hemos de ser conscientes de dónde ubicarlo dentro de la composición, pues cambia su significación según el lugar que ocupe.

Si lo colocamos por encima del sujeto, puede parecer que este «aplasta» al elemento principal de la imagen o bien le da el espacio para volar, con lo que el sujeto recibe cierta «libertad».

Si por el contrario, se ubica por debajo, el sujeto principal puede parecer que «flota». Dota a la composición de una sensación de ligereza.

También hemos de tener en cuenta su color. Podemos decir que un espacio negativo de color claro aporta ligereza y paz. Un espacio de color oscuro, tiende a relacionarse con un sobrepeso o la sensación de angustia.

Una de las maneras de conseguir que el sujeto tenga mayor protagonismo es utilizarlo rodeando al espacio positivo. Al no luchar por la atención de otros elementos gana en protagonismo.

Funciones del espacio negativo

En síntesis, el espacio negativo tendrá dos grandes funciones respecto al sujeto principal de nuestra imagen:

Definir al sujeto: ayudando a definir al sujeto principal, puesto que el espacio negativo nos ayudará a reforzar la personalidad del protagonista.

Darle más importancia: Cualquier elemento rodeado de espacio vacío nos llamará más la atención que si estuviese rodeado de otros elementos.

Publicado el

Esquemas compositivos: Triángulos dorados y uso de diagonales

Ademas de los tipos de composición más habituales cómo pueden ser la proporción áurea o la regla de los tres tercio y el uso de figuras geométricas, dentro de los esquemas compositivos, existen unos que por utilidad y características me gustaría distinguir.

Triángulos dorados ó triangulos de oro

Esta regla funciona de la siguiente forma. Se crea un línea diagonal fuerte que divida en dos la imagen y otras que atraviesen la primera dividiéndola en tres (o cuatro) triángulos. La línea más fuerte se llama línea principal; es la que divide y domina la imagen. las diagonales que se crean para cruzar esta se llaman líneas recíprocas.

Uso de las diagonales

Hay dos tipos predominantes de diagonales: «Barroco» y «Sinistestra». Las diagonales barrocas se leen de izquierda a derecha y las diagonales siniestras se leen de derecha a izquierda.
Estas se empleaban mucho en el periodo barroco.

Si deseáis profundizar en este tipo de composiciones podéis visitar esta guía.

Publicado el

Esquema compositivo de figuras geométricas

El esquema compositivo es un conjunto de líneas maestras que nos ayudan a organizar el espacio de una composición.

Los procesos de composición son pasos previos muy importantes en la realización de cualquier obra.

Este esquema suele estar formado por figuras geométricas (polígonos, círculos, óvalos), líneas rectas y curvas relacionadas entre sí, o redes modulares simples o complejas.

Un esquema compositivo puede configurarse de diferentes formas. Podemos hacer esta clasificación:

Simple

  • Simétrico axial: Los elementos se ordenan a partir de un eje vertical, horizontal o diagonal. Pudiendo utilizarse ambos ejes simultáneamente.
  • Radial: Dos o más elementos simétricos giran en torno a un punto central.
  • Triangulo: El esquema utilizado para la organización es un triangulo. Detallo más su uso aquí.
  • En forma de cuña: este esquema es similar al triángulo ya que nuestro subconsciente tiende a unir los 3 puntos buscando un triángulo, aunque puede usarse el punto de fuga para seguir este esquema.
  • Circular – ovalado: la composición se hace en torno a un circulo.
  • Diagonal: Este esquema tiene mucha fuerza. Se utiliza una de las diagonales de la composición.
  • En forma de letras o simbolos: Se utiliza una letra conocida como esquema, algunas de las más habituales son: L / R / X / S
imagen el libro Andrew Loomis, con ejemplos de esquemas compositivos con letras
imagen el libro Andrew Loomis, con ejemplos de esquemas compositivos con letras

 Compuestos

Están formados por la combinación de dos o mas esquemas simples. En esta imagen del libro de Andrew loomis pueden verse varios ejemplos que se construyen con formas básicas distribuidas armónicamente.

Ejemplo de esquemas compositivos con figuras geométricas compuestas del libro creative compositive de Andrew Loomis
Ejemplo de esquemas compositivos con figuras geométricas compuestas del libro creative compositive de Andrew Loomis
Publicado el

Abrecartas: ejemplos de iluminación cálida y fría

Para ver de una forma más gráfica la diferencia entre una iluminación cálida y fría he preparado dos iluminaciones diferentes para una misma composición.

Primero he modelado todos los elementos que la componen: un abrecartas, un dragón pisapapeles de metal y unas monedas  imitando un material similar al marfil. La cabeza del dragón y el sobre de carta, los texturicé con Sustance. El abrecartas y las monedas de marfil con photoshop.

Para preparar una distribución más o menos armónica, trabaje con la regla de los 3 tercios, distribuyendo los elementos de más interés en 3 de los 4 puntos centrales de la composición.

En este punto quedaba realizar las iluminaciones.

Preparé una iluminación cálida, muy suave, donde se pueden observar un predominio de colores anaranjados, que puede verse en esta primera imagen.

Abre cartas iluminación cálida

En esta otra, por el contrario, pretendía generar una iluminación fría, donde se puede ver, predominan las tonalidades azules.

Abrecartas iluminación fría

Publicado el

Pasos para poder utilizar la subdivisión informal

La subdivisión informal es puramente creativa , no mecánica. Es un método creado por Andrew Loomis.

Define esta técnica propia como una forma de no enfrentarse a un folio vacío. Lo plantea como una técnica para empezar a crear, incluso sin saber de que tema se ha de trabajar. A  medida que se crean las líneas se sugieren la distribución.

Para empezar a crear una subdivisión formal hemos de:

Dividir el espacio donde se realizará la composición con una sola línea. Es preferible que no sea ni en la mitad del espacio, ni en un tercio, ni en  un cuarto del espacio total

Después hay que atravesar el espacio total con una diagonal de un vértice a otro. En la intersección de estas dos lineas trazaremos una horizontal.

Una vez terminada, trazaremos diagonales en cualquiera de los rectángulos creados. En sus intersecciones trazaremos horizontal o perpendiculares, obteniendo nuevos rectángulos que a su vez serian divididos por nueva diagonales de manera que ninguno de lo espacios resultante sera descompuesto dos veces de igual forma.

El objetivo es ofrecer gran cantidad de sugerencias para la colocación de figuras y contornos. Recurriendo a esta técnica sabremos que no habrá dos espacios iguales salo los que forman ambos lados de la primera diagonal

Lo cierto es que, al usar la subdivisión no formal, se empieza a crear desde el primer trazo. A medida que vas trazando las líneas guías estas van sugiriendo que colocar en cada hueco. La composición resulta muy dinámica y mantiene el equilibrio.

Es una forma diferente de trabajar con un esquema compositivo. Creas uno exclusivo cada vez, siguiendo las pautas de creación de la subdivisión informal a medida que creas los trazos de diagonales, verticales y horizontales. La ventaja es que tras borrar estas guías se podrá ver que la composición mantiene el equilibrio y es consistente, ademas de haber ayudado a tener una composición dinámica y bien distribuida.